Escrito por 10:30 Comunicados, Destacado

Un viajero responsable, un viajero sostenible

Compartir

La innumerable cantidad de beneficios que nos ofrece viajar es incomparable con cualquier otra actividad. Un simple viaje nos permite conocer nuevas culturas, desconectar de nuestra rutina diaria, contemplas paisajes inolvidables… Sin embargo, la cantidad tan ingente de viajeros y de movimientos hace que se ponga en peligro la estabilidad del planeta.

vacaciones acantilado En este sentido, ha crecido la preocupación por los efectos negativos que este turismo de masas, lo que ha hecho que nazca el concepto de viaje sostenible. Cada vez es más habitual que los viajeros, además de disfrutar de su viaje ideal, busquen hacer lo correcto en los lugares que visitan, llevando a cabo las acciones lo más responsablemente posible.

Como podemos ver cada vez está más de moda el término turismo sostenible, sin embargo, no todos los viajeros son todavía conscientes de lo que realmente implica.  “Turismo sostenible”, tal y como lo define la Organización Mundial del Turismo (OMT) es “el turismo que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas”.

En 2017, las Naciones Unidas declararon el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo, lo que se convirtió en una oportunidad para concienciar sobre el turismo responsable como algo indispensable para el cambio. Principalmente, el turismo sostenible se enfoca en el uso de buenas prácticas para el medioambiente, la protección del patrimonio, tanto cultural como natural y aportar beneficios sociales y económicos reales para las comunidades locales, estos tres principales conceptos harán que el turismo no sea tan dañino y favorezcamos las relaciones entre distintas sociedades.

parque sostenible turismoEntre algunas de las prácticas que podemos llevar a cabo para aportar nuestro granito de arena para favorecer el respeto por el medioambiente y su conservación destacan:

Búsqueda de alojamientos sostenibles: cuando vamos a iniciar nuestro viaje, lo primero que debemos hacer es buscar un hospedaje que tenga siempre presente el medioambiente.  Por ejemplo, prestando atención a los materiales de su construcción, el uso eficiente de la energía

¿Cómo movernos?: a pesar de que somos conscientes que muchas veces es imposible evitar los viajes en avión, es aconsejable que, cuando tengamos la opción, considerar otros medios de transporte como trenes o autobuses. El denominado ‘viaje lento’, yendo a menos lugares y pasando más tiempo en ellos, favorece esta elección de otro medio de transporte, viviendo una experiencia diferente y, además, reduciendo la huella de carbono.

Evitar los residuos: en este punto, es habitual que cuando nos vamos de viaje, nos importe menos el gasto de papel, de agua o de energía, lo que perjudica seriamente la eficiencia del planeta. Por ello, es importante llevar a cabo un consumo responsable para evitar perjudicar a la zona en la que nos encontramos y al planeta en general. Por eso, cada vez que tengamos posibilidad, debemos utilizar elementos reutilizables como pueden ser botellas de cristal, metal…, pequeños gestos que hacen mucho por el planeta.

Reciclar y reutilizar: aunque lo intentemos por todos los medios, es inevitable no generar basura o desechos. Por ello, siempre que se pueda debemos intentar reciclar todo lo posible.

isla paradisiacaRespetar la biodiversidad: una característica esencial del turismo responsable es el respeto por el lugar que visitamos, el respeto de la biodiversidad. Es decir, como viajeros debemos actuar de manera cívica, sin dejar residuos tirados por todo el espacio, ni, algo muy común, llevarnos un recuerdo de nuestra visita a tal o cual parque natural, ya que no somos sólo nosotros sino millones de turistas los que pasan por ese lugar.

Conservación del patrimonio cultural: en este sentido, cuidar y respetar los monumentos y edificios históricos es básico en el momento de visitar los destinos turísticos. De tal modo que en ocasiones es recomendable la limitación y regulación del acceso a determinados monumentos que reciben excesivas visitas.

Respetar otras culturas: es algo básico en el momento de viajar, ya que como buenos viajeros debemos adaptarnos y respetar las costumbres de los lugares que visitamos.

Decantarnos por productos locales: para practicar correctamente el turismo responsable es importante decantarnos por productos que beneficien la economía local, por ejemplo, la artesanía y souvenirs de fabricación local, o simplemente alojarnos en hoteles o restaurantes que se elaboren con productos de proximidad.

En definitiva, el número de viajeros es terriblemente grande, pero el número de viajeros preocupadas por el medioambiente ha subido de manera exponencial estos últimos años, personas que buscan aportar su granito de arena para disminuir su impacto ambiental. Por ello, la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES) ha creado una herramienta para ayudarles a calcular la huella de carbono, de tal manera que sea consciente y, en cualquier caso, pueda reducir y compensar el impacto que ha generado en su viaje,  CEROCO2.

 


Compartir
Close