Escrito por 10:20 Comunicados, Destacado

El Gran Hotel Brillante re-inaugura este verano su espacio gastronómico

Compartir

La localidad de San Esteban, Asturias, se convierte en uno de los destinos favoritos durante la época estival: actividades al aire libre, impresionantes vistas y playas salvajes. Ubicado en el corazón del municipio, el Gran Hotel Brillante (*4) que da la bienvenida a verano con la reapertura de su restaurante. Desde este mes de julio y hasta el final de la temporada, viajeros y locales podrán disfrutar de este espacio gastronómico como una de las propuestas estrella de la zona en horario de cenas.

La carta recoge lo mejor de la gastronomía española centrada en el mar, con mariscos y pescados con Lomo de bacalao pil-pil o vizcaína, Anchoas ahumadas, Mejillones en escabeche con vinagreta, Chipirones en tinta con arroz y Rollo de bonito, o Revuelto de bacalao a la dorada entre otros.

También ofrecen una selección de Ensaladas frescas variadas. Ensalada con bonito del norte y tomate; Ensalada de Bacalao y naranja; y Ensalada de manzana, nueces, quesos asturianos y su aliño de miel y mostaza. No pueden faltar la Tabla de quesos asturianos, además de opciones para veganos y celiacos. Todos sus platos están hechos con sumo mimo con un precio asequible.

Completan el menú una amplia carta de vinos y champanes, con especial mención a Champagne Laurent Perriel, del cual son embajadores.

El toque dulce lo ponen sus postres caseros: Tocinillo de cielo, Arroz con leche, Requesón, Tarta de la casa y Helados artesanos Granja Alvarín de Tineo.

El restaurante dispone además de una amplia terraza con unas espectaculares vistas a la ría del Nalón, en un entorno natural, donde alejarte del estrés y disfrutar de una cena en la mejor compañía.

En este enclave tan especial rodeado de mar y montaña se encuentra el Gran Hotel Brillante, un hotel boutique de 4 estrellas en medio de un idílico entorno natural, donde alejarte del estrés, el ruido y hacer una pausa y reconectar con tus seres queridos.

Un espacio con mirada al pasado

El restaurante ha querido recuperar la esencia de la antigua Pensión Brillante, donde se hospedaron personajes ilustres como el escritor Rubén Darío o el pintor Joaquín Sorolla a principios del siglo XX. La interiorista Beatriz Silveira ha conseguido que el restaurante respire un equilibrio perfecto entre el lujo y la tranquilidad, manteniendo una impresionante barra de bar de mármol negro de estilo ‘artdeco’ y unas columnas de hierro fundido que pertenecieron a su pasado. El suelo de mármol blanco y negro contrasta con las imponentes molduras de escayola.


Compartir
Close