Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Ante la crisis del turismo y el auge del teletrabajo derivados de la pandemia de COVID-19, el sector hotelero tiene la oportunidad de transformarse en una alternativa habitacional moderna y flexible, que aproveche la capacidad de movilidad geográfica de los nuevos teletrabajadores y ofrezca un pack estimulante de ocio y trabajo en nuevos destinos a descubrir.

Para una fácil comprensión, las medidas de transformación que se muestran en las siguientes láminas se han agrupado y ejemplificado en dos zonas principales:

  1.  Zonas comunes del edificio: Salones, zonas comunes, restauración y bar.
  2. Habitaciones: Habitaciones individuales o agrupaciones (Cluster)

El objetivo del co-living es crear un ambiente en la vivienda compartida que inspire y ayude a sus residentes (‘colivers’) a ser creadores activos y participantes en el mundo que les rodea, proyectando la colaboración y el encuentro no solo entre los habitantes sino también en su comunidad extendida.

Este espacio común es donde los colivers pueden establecer relaciones y compartir experiencias, es un espacio flexible que reúne zonas de co-working, relax, cine o gaming. Un lugar donde se organizan eventos periódicamente, construyendo un sentimiento de comunidad.

Estancia individual Co-Living

Esencialmente la habitación individual de un Co-Living es muy parecida a la de una habitación de un Hotel. Se compone de una zona de aseo, un armario ropero, una pequeña zona de cocina completa, un espacio para comer o estudiar y una zona para dormir.

En el ejemplo que proponemos se demuestra la conversión de una habitación de hotel típica a un espacio individual de co-living mediante la integración de una zona de cocina y la adaptación de algunos otros elementos, como el elemento de almacenaje y el área de estudio.

Compartiendo espacios

Un Cluster es un conjunto de habitaciones con una zona común donde se comparten el área de cocina y la zona de estar.

La distribución tradicional de un hotel hace muy fácil la creación de un Cluster. Según las necesidades espaciales del Cluster podemos convertir una o dos habitaciones standard en zona común. Las zonas húmedas -aseos- servirían para situar el área de cocina aprovechando las instalaciones existentes. Las habitaciones individuales asociadas al cluster tendrían una intervención muy reducida.