Escrito por 09:01 Comunicados, patrocinado

La tradición en la gastronomía de Semana Santa

Compartir

Ya estamos inmersos en plena Semana Santa y con ella las calles se llenan de gente que quiere vivir y conocer a fondo las tradiciones de las distintas localidades de nuestro país. Y una de las maneras más fácil de llevarlo a cabo es saborear la gastronomía típica de esta época.

Tradicionalmente, la gastronomía ligada a Semana Santa se asocia a la abstinencia donde se prohíbe consumir carnes rojas o blancas junto con sus derivados. Esto se debe a la consideración antiguamente de que la carne era un producto de lujo, por lo que renunciar a ella era una manera de austeridad.

Esto hace que, al no utilizarse carne, se aumente el consumo del resto de alimentos, como el bacalao, que aumenta su consumo de manera exponencial.

Los platos más destacados de la gastronomía de Semana Santa

A continuación, conoceremos estos tradicionales platos que sin darnos cuenta nos han ido acompañando durante toda nuestra vida en estas fechas.

Potaje de Vigilia: debido a la cuaresma es uno de los platos que más se cocinan durante estos días. Existen distintas maneras de prepararlo dependiendo de la zona en la que nos encontramos, pero siempre el ingrediente principal será el bacalao en salazón.

Buñuelos de bacalao: otro plato típico que se come en esta vigilia, son muy sabrosos y disfrutaremos de los beneficios de este pescado, sabroso, versátil y poco calórico. Ideales para esos viernes de vigilia que aún se respetan rigurosamente.

Sopa de ajo: un plato típico que no falta en los menús de Semana Santa, especialmente es Castilla y León. Conocida también como ‘sopa castellana’ era habitual comerse en épocas de escasez gracias a sus altos nutrientes. Aunque existen infinidad de variantes, en general lleva ajo, pan duro y huevo.

Los postres de la Pascua

Hornazo: en algunas localidades es tradición comer ‘correr el hornazo’ el domingo de resurrección, donde grupos de amigos se juntan en esa fecha para disfrutar de una comida en hermandad donde el postre típico será este plato.

Mona de Pascua: típica de Cataluña, comunidad Valenciana, Murcia, Castilla La Mancha y otras regiones de España, lo tradicional es comerlo en Pascua marcando el final del ayuno de la Cuaresma. Antiguamente se incorpora un huevo duro, pero ahora, más dirigido al público infantil éste se sustituye por uno de chocolate.

Pestiños: es tradicional que en estas fechas las calles de Andalucía huelen a matalauva, azahar y pestiños, unos dulces tradicionales donde colabora todo el mundo y luego se disfrutan en conjunto. Típicos de Navidad y Semana Santa, estos dulces bañados en miel hacen el disfrute de todos los paladares.

Leche frita: típico del norte de España rápidamente se ha popularizado al resto de la península. Con pocos y sencillos ingredientes, leche, harina, huevos, azúcar y canela, se mezcla todo y se deja enfriar antes de poder pasarla por la sartén y disfrutar de esta explosión de sabor en nuestros paladares.

Torrijas: no podemos olvidarnos de las verdaderas protagonistas de esta época, las torrijas. Se basa en un dulce elaborado con pan empapado con leche y canela que tras pasarlo por huevo batido se fríe y espolvorea con azúcar. Ésta es la versión más tradicional, ya que también podemos encontrarla empapadas en vino tinto, con galleta, anís, limón o helado.

Como hemos visto, no sólo la navidad está repleta de platos tradicionales que nos hacen recordar tiempos pasados y volver a la tradición.


Compartir
Close