Escrito por 11:57 Comunicados

Una apuesta infalible en blanco y madera, cocina semi-abierta al salón de la diseñadora Laura Martínez

Compartir

Los propietarios de esta vivienda ubicada en una población cercana a Barcelona acudieron al estudio de la diseñadora Laura Martínez para realizar una reforma que unificara la zona de día de la vivienda.

El reto fue integrar la entrada de la vivienda, ya que era el nexo entre la cocina y el salón. Para ello, el mobiliario a medida jugó un papel importante. “Creamos un mueble que nos sirviera como separador visual en la entrada de la casa, de la propia cocina, y por el otro lado se convierte en una barra donde poder desayunar” comenta la interiorista Laura Martínez.

En la cocina, el blanco impoluto contrasta con dos puertas de armario en madera natural y con el pavimento de parquet. La integración de los electrodomésticos en los muebles también ayuda visualmente a crear un espacio limpio y continuo.

La nueva divisoria en el mueble de la entrada, no solamente aporta un aire más informal sino que sirve para delimitar el espacio y respetar la tranquilidad del salón en el día a día de la familia. El espacio ha ganado mayor luminosidad y destaca por su atmósfera acogedora.

Por otra parte, se ha optado por mantener la zona de lavadero, pero dejándolo semi-abierto a la cocina, e integrándolo con los mismos muebles a medida.

Una apuesta por el estilo nórdico en el salón y el comedor

En el salón dominan los tonos cálidos y los tejidos naturales, la alfombra de yute natural y algunas piezas decorativas de ratán aportan mayor calidez a la estancia. Un set de dos mesas de centro redondas a diferentes alturas, plantas naturales y un puf cuadrado completan la estancia, que en esencia sigue la corriente decorativa nórdica.

El salón es un acogedor espacio que invita a conversar o a ver la televisión en el confortable sofá de tela en color crudo.

Es en la zona de comedor donde este estilo nórdico luce por los cuatro costados. Aquí, las clásicas sillas Eames Plastic Chair en blanco, se han combinado con una mesa y un banco con sobre de madera y estructura metálica.

En definitiva, Laura Martínez ha rediseñado la zona de día de esta vivienda que, gracias a la exquisita combinación del blanco y la madera, destaca por un ambiente luminoso, informal y acogedor, con guiños al estilo decorativo nórdico.


Compartir
Close