Escrito por 09:22 Establecimientos

Hotel The Mirror Barcelona

Compartir

Situado en la zona del Eixample, e inaugurado el pasado año, el Hotel The Mirror Barcelona es un establecimiento de cuatro estrellas superior de diseño vanguardista. Propiedad de empresario José María González Simó, que ya cuenta con otros hoteles en Barcelona como el Hotel Abac, Hotel Cram y el Park Hotel, este establecimiento está afiliado a la cadena independiente HOTUSA (Hoteles Unidos Turísticos, S.A.), organización que cuenta con más de 2.500 hoteles afiliados en más de 50 países.


Compartir
Compartir

Lo particular de este establecimiento, de 63 habitaciones y 9 plantas, reside en el aprovechamiento del espacio y la sensación de amplitud, calidad, confort y calidez que se transmite, todo ello gracias al desarrollo simultáneo de arquitectura e interiorismo llevado a cabo por el estudio GCA Arquitectes Associats, que gracias al color blanco y el efecto duplicador roducido por un universo de espejos, dotan de un marcado carácter a éste singular boutique hotel, protegido en su patio central por una brigada de ángeles y poseedor de una joya gastronómica tutelada por el prestigioso chef Paco Pérez. GCA Arquitectes Associats ha sido el estudio encargado del proyecto de rehabilitación integral de un edificio de oficinas obsoleto, para reconvertirlo en un hotel de cuatro estrellas, de 63 habitaciones y restaurante en planta baja. El edificio se sitúa en el ensanche barcelonés. El proyecto de arquitectura y el de interiorismo se han desarrollado en paralelo, ello ha permitido obtener un resultado totalmente homogéneo. Fachada y zonas comunes El edificio a lo largo de su historia pasó de ser de planta baja a añadírsele un sótano en 1962, posteriormente en 1968 lo ocupa Seat, construyendo el volumen existente, y posteriormente la compañía de seguros Amaya, que tras una reforma lo convierte en su sede. Es característica su fachada metálica con retranqueos en horizontal. La edificación consta de planta sótano, baja y siete plantas más ático y sobreático. Es un edificio sobrepasado en altura y edificabilidad típico ejemplo de una época pasada. El proyecto plantea una nueva fachada más acorde con el entorno y nuevo uso, la idea de galería, siguiendo las geometrías de la planta. Se sube el arranque de la galería a nivel antepecho de la planta primera, para visualmente igualar la altura de planta baja con las edificaciones vecinas, y se recorta en la planta superior, también para coger la proporción de los edificios colindantes. La planta baja o base del edificio se recubre en metal oscuro, y jugando con texturas, se enfatiza la entrada, y resuelve el acceso de servicio y la entrada al sótano. El cuerpo central, se recubre con estuco tono piedra a la cal, que enmarca la galería acristalada, protegida de las vistas con una celosía de aluminio vertical, en paneles correderos, que actúa como filtro de las habitaciones. El resto de la edificación se trata en oscuro para intentar que desaparezca y recuperar la proporción con los edificios del entorno.

Ver reportaje completo >>>>.


Compartir
Close